viernes, 30 de diciembre de 2011

XXXI


Mi habitación tiene forma de jaula.
El sol pasa su brazo por la ventana.
Los cazadores, en mi puerta,
como soldaditos, que quieren atraparme.

No quiero trabajar.
No quiero comer.
Sólo quiero olvidar.
Y además, fumo.

Ya conocí el perfume del amor.
Un millón de rosas no me embriagarían tanto.
Ahora, la única flor a mi alrededor,
me hace enfermar.

No quiero trabajar.
No quiero comer.
Sólo quiero olvidar.
Y además, fumo.

No estoy orgullosa de esta vida
que quiere matarme.
Es maravilloso ser simpática,
pero no conocí eso nunca.

No quiero trabajar.
No quiero comer.
Sólo quiero olvidar.
Y además, fumo.

http://www.goear.com/listen/69b7e7c/sadie-joanna-newsom

XXX


Vamos a estar bien.

lunes, 24 de octubre de 2011

miércoles, 5 de octubre de 2011

XXIV


Ojalá que las hojas no te toquen el cuerpo cuando caigan,
para que no las puedas convertir en cristal.
Ojalá que la lluvia deje de ser milagro que baja por tu cuerpo.
Ojalá que la luna pueda salir sin ti.
Ojalá que la tierra no te bese los pasos.

Ojalá se te acabe la mirada constante,
la palabra precisa, la sonrisa perfecta.
Ojalá pase algo que te borre de pronto:
una luz cegadora, un disparo de nieve.
Ojalá por lo menos que me lleve la muerte,
para no verte tanto, para no verte siempre,
en todos los segundos, en todas las visiones.
Ojalá que no pueda tocarte ni en canciones.

Ojalá que la aurora no dé gritos que caigan en mi espalda.
Ojalá que tu nombre se le olvide a esa voz.
Ojalá las paredes no retengan tu ruido de camino cansado.
Ojalá que el deseo se vaya tras de ti,
a tu viejo gobierno de difuntos y flores.

sábado, 1 de octubre de 2011

viernes, 30 de septiembre de 2011

XXII


Todos ustedes parecen felices...
…Y sonríen, a veces, cuando hablan.
Y se dicen , incluso,
palabras
 de amor. Pero
se aman
de dos en dos
para
odiar de mil
en mil. Y guardan
toneladas de asco
por cada
milímetro de dicha.
Y parecen -nada
más que parecen- felices,
y hablan
con el fin de ocultar esa amargura
inevitable, y cuántas
veces no lo consiguen, como
no puedo yo ocultarla
por más tiempo; esta
desesperante, estéril, larga
ciega desolación por cualquier cosa
que -hacia donde no sé-, lenta, me arrastra.

Ángel González.

martes, 30 de agosto de 2011

XX


Otra vez más me dejas sola cuando más te necesito. Siempre fallas.

http://www.goear.com/listen/ff30e1a/what-do-you-want-from-me-pink-floyd-





sábado, 9 de julio de 2011

viernes, 8 de julio de 2011

XV


En estos momentos, te extraño mucho.
Necesitaría que me prestases un poco de atención, porque estoy completamente sola. Cómo dos días pueden llegar a ser eternos.
No sé dónde estás, ni con quién. Me pongo nerviosa por eso, aunque intento no hacerlo. 
Desgraciadamente me vuelvo neurótica, no puedo evitarlo. Es que te quiero.
No quiero hacerme pesada, pero no soy capaz. Acabaré inventándome cualquier chorrada para hablar contigo dos míseros minutos que posiblemente ni sean agradables.
Es lo que hay.
Lo repito una vez más, no sin miedo de lo que pueda pasar.

martes, 5 de julio de 2011

XIV



Dos y pico de la mañana. Otra vez sin dormir, joder.
Tienes tanta mierda detrás que a veces te odio más de lo que te quiero.
A veces solo quiero apartarte lo más lejos posible. Golpearte, morderte y desgarrarte.
A veces siento que me pasa a mí cuando siento que te pierdo.





lunes, 4 de julio de 2011

XIII


Lo intentaré.
No podría soportarlo.


http://www.goear.com/listen/ccffe34/dont-leave-me-now-supertramp

jueves, 30 de junio de 2011

XII


¿Escuchaste alguna vez las palabras
que canto en estas canciones?
Son para el chico que amé todo este
tiempo.
¿Puede un sabor de amor ser tan
desagradable?
Y todas las cosas tienen que acabar
y todos los grandes amores han de
separase;
y en mi mente,
mientras flotaba
mucho más arriba
de las nubes,
algunos niños
se ríen de que he caído
de verdad,
por pensar
que duraría siempre;
pero sabía exactamente dónde estaba.

jueves, 2 de junio de 2011

X



Soportar día a día la calma que me exijo para amarte, sin sufrir por tu indiferencia.
De una batalla que sé ya perdida, resuelvo a no entrar jamás en ti, pero no a la tortura de evitarte.

miércoles, 1 de junio de 2011

IX


No lo entiendo. No sé cómo podemos ser tan cabezones, si sabemos que así no funciona. No sé por qué me confundo tanto, y me vuelvo idiota cuando quiero explicarte las cosas, y acabo enredándolo más.
Sé que tienes razón en muchas cosas. También yo la tengo en otras. Pero insistimos e insistimos en  intentar llevarla siempre, a pesar de que sabemos que así acaban mal las cosas.
No podemos dejar que lo de atrás lo estropee, no deberíamos.
Yo debería corregir muchas cosas. Y tú deberías comprenderme un poco más, y darte cuenta de todo lo que hago.
Yo ya no sé qué hacer, porque no encuentro una manera correcta de hacerte entender bien las cosas.
Me desespero mucho, y tú, sabiendo cómo soy y lo mal que lo paso, no me comprendes todo lo que necesito.
Y no me gusta. No me gusta, porque te quiero y no quiero que se acabe, así de simple.
Porque deberías saber, a estas alturas, todo lo que significas para mí. 
Y que sin ti no puedo.

sábado, 7 de mayo de 2011

VIII


-Solo fue una hora, no creo que estuvieses tan descuidada.
-Eso es lo que TÚ crees!
-Ah, si? Qué pasó?
-Que vino...un dinosaurio azul.
-Y?
-Y que quería robarme la tele, pero yo quería ver los Simpson y no le dejé, así que nos enzarzamos en una pelea que acabó con el dinosaurio en el váter y yo tirando repetidas veces de la cadena, hasta que se coló.
-Se te va la olla.
-Mentira!

miércoles, 6 de abril de 2011

VII


Qué pasa, no recuerdas nada de lo que hablamos?
O sólo es aplicable a mí?
Solo utilizas las promesas para quitarte la mierda de encima y echármela a mí, y que sea siempre yo la culpable de todo.
Por qué cojones insistes en darme motivos. Sabes cómo soy. Te expliqué mil veces que no sé cómo controlarme. Que me ayudes, para que estemos bien.
Pero te da igual. Sólo buscas tu propio bien, tu propio interés. EGOÍSTA.
Ya sé quién te lo llamó y la rabia que te dio, pero posiblemente sea lo único en lo que podamos estar de acuerdo, porque pienso lo mismo.

Otro día igual, otra noche sola.
Y cuando te diga que venía de urgencias, me reñirás, y me dirás que por qué no te lo dije.
Intenté llamarte, y me colgaste el teléfono. Necesitabas dormir.

Te falta el tiempo para hacerme sufrir. A veces me planteo la posibilidad de que sea adrede.